OXANA MALAYA

OXANA MALAYA

oxana Oxana Malaya nació en 1983 en una granja de la aldea de Novaya Blagoveschenka, en Ucrania. Sus padres eran alcohólicos que constantemente discutían y gritaban. Su madre la golpeaba y ella se orinaba por el terror. Una noche, cuando Oxana tenía tres años, sus padres completamente borrachos la dejaron en el exterior. “Se olvidaron totalmente de mí”, cuenta a los 23 años. Ella se arrastró a un cobertizo en donde guardaban perros.

Pasó el tiempo y nadie se preocupó en buscarla. Es más, parecía que no habían notado su desaparición. Oxana permaneció donde había calor y alimento. Los perros la adoptaron como una más de la jauría y compartían con ella los restos de comida y la carne cruda.

Poco a poco fue perdiendo su humanidad. Olvidó el lenguaje, adoptó la forma de caminar de los perros y aprendió a sobrevivir entre los animales. Al parecer se acercaba a las casas con sus amigos perros para conseguir alimento, pero los humanos ya no eran más de su especie.

Cinco años después un vecino reportó un niño que vivía con los perros callejeros. Cuando la encontraron, en la edad de ocho años, en 1991, Oxana apenas podía hablar y se comportaba exactamente como un perro. Su caso es idéntico a los anteriores: jadeaba, olía la comida antes de comerla, andaba a cuatro patas, enseñaba los dientes al sentirse cercada, ladraba y gruñía. Bebía el agua directamente de las charcas con la lengua. Cuando se mojaba sacudía la cabeza y el cuello para librarse de las gotitas, exactamente como lo hacen los perros. En el 2001 el Discovery Channel emitió un documental sobre Oxana. “La niña perro” vivía en una clínica para discapacitados mentales.

oxa01oxa02

 

Aunque en la clínica la enseñaron a caminar verticalmente, a comer con las manos y a comunicarse como un humano, seguía mostrando su extraño comportamiento canino. Estas características hicieron que tuviera su primera desilusión sentimental. Cuando ella le contó a su novio lo que había ocurrido en su vida y le mostró que todavía era capaz de gimotear, ladrar y correr a cuatro patas, el chico se asustó y nunca más volvió con ella.

 

oxa03Oxa04

Oxana pudo aprender a hablar otra vez porque ella ya tenía cierto discurso infantil antes de que la abandonaran. Los expertos están de acuerdo en que a menos que un niño aprenda hablar a la edad de cinco años, el cerebro pierde su ventana de oportunidad de adquirir un lenguaje, una característica que define a los seres humanos.

Cinco años después del programa de Discovery Channel, la televisora británica Channel Four contrató a la psicóloga británica y experta en niños salvajes, Lyn Fry, para dirigir otro documental sobre Oxana. Deseaban ver si se había integrado a la vida de la comunidad. El documental, Feral Children, de 48 minutos, se centra en Oxana pero presenta otros casos de niños ferales y ahonda sobre la función del lenguaje humano en la construcción de la identidad.

“Esperaba alguien mucho menos humano”, dijo la psicóloga Fry. “Había oído historias de que no era muy cooperativa, que era inepta socialmente, pero ella hizo todo lo que le pedí.


“Su lenguaje es raro. Habla de corrido y llanamente como si fuera una orden. No hay cadencia o ritmo o música en su discurso, ni ninguna inflexión o tono. Pero ella tiene sentido del humor. Le gusta ser el centro de atención, hacer que la gente se ría. Muestra una habilidad que sorprende cuando consideras su pasado.

“Ella me impresionó mucho. Cuando le regalé algunos animales de madera de juguete que habíamos utilizado en pruebas, ella me lo agradeció. Superficialmente, nunca sabrías que ella fue una mujer criada por los perros.

“Como un perro con un hueso, su primer instinto es ocultar cualquier cosa que le dan”.

La cosa más rara es cuán poca atención pone a su mascota. “A veces, lo empuja lejos”, dice la señora Fry. “Esta mucho más orientada a la gente”. Pero es feliz mirando las vacas en la granja insalubre de la clínica de Baraboy, fuera de Odessa. “Era sucio, terriblemente reducido y primitivo” dice Fry, “pero en términos ucranianos, muy deseable”.

Sus cuidadores son buena gente con los mejores intereses, aunque no hay terapia como tal. Oxana está haciendo cosas en las que ella es buena.

Después de una serie de pruebas cognoscitivas, Fry concluyó que Oxana tiene la capacidad mental de un niño de seis años. Puede contar pero no sumar. No puede leer o deletrear su nombre correctamente. Tiene dificultades de aprendizaje, pero no es autista. Ella está orgullosa de su enorme reloj con sus numerosos tonos – pero no puede decir la hora.

 

Tiene solamente 1.52 metros de altura pero cuando juega con sus amigos, hay un aire palpable de amenaza y de fuerza bruta.

La escena inicial del documental muestra a Oxana a cuatro patas y ladrando. Lisa Plasco, productora ejecutiva, dijo: “La han educado lejos de todos esos aspectos de su pasado. Pero en privado, pienso que ella puede (ladrar). El nivel de sonido se puede haber realzado en la película, pero ella hizo ciertamente esos ruidos”.

En la película, Oxana se ve sin coordinación. Cuando camina, se nota su extraño paso tambaleante, el movimiento de los hombros, el intermitente escudriñar y los dientes deformes. Ella dice que todavía va al bosque cuando está trastornada. Uno se puede preguntar qué voz utiliza cuando va allí: animal o humana.

En el documental, al igual que sus amigos presentes, pero desde la distancia, presenciamos la reunión de Oxana con su padre y su hermana (de la madre no se sabe nada). Plasco informa: “Sabíamos que ella deseaba mucho reunirse con él y eso nos facilitó la escena pero no la orquestamos”.oxa05oxa06

Fry estaba ansiosa por la manera que la reunión fue conducida: “Pienso que era una buena idea para ellos reunirse pero una manera muy aventurada. Sentía que cualquier cosa podría suceder. Habría podido separarlos  permanentemente. Era muy tenso. Allí necesitaba alguien a su lado, tomando su mano”.

Oxana estaba parada frente a su padre y hermanastra, Nina, con la que ella nunca se había reunido. Caminó lentamente hacia ella, sin hablar. Oxana rompe el silencio. “Hola”, dice ella. “He venido”, contesta su padre. “Te agradezco que hayas venido. Quisiera que me vieras ordeñar las vacas”. Nina comienza a sollozar y Oxana la abraza.

Oxana tiene una noción romántica de volver a vivir con su pobre padre, pero es dudoso que eso suceda. Es poco probable que Oxana deje la institución ya que carece de las habilidades para sobrevivir. Según Fry: “Ella no tiene las habilidades sociales o personales. Ella ha tenido novios pero no tiene la capacidad de formar relaciones a largo plazo o de entender el dar y tomar. Es una persona muy vulnerable y esa institución no le ha enseñado a protegerse del exterior”.

Oxa06

 

Fuentes:

marcianitosverdes.haaan.com