Bilocación, Doppelgänger, Ikiryō y la Proyección astral

Bilocación

El don de bilocación consiste en poder estar, a la vez, en dos lugares distintos. Muchos teólogos no ven fácil explicación a este hecho. Algunos autores lo explican diciendo que, en un lugar, está su cuerpo físico y en el otro está su cuerpo espiritual. Según ellos, cada ser humano tiene un cuerpo físico, que es el que podemos tocar con nuestras manos, y tiene también otro cuerpo semejante a este, pero espiritual, etéreo (algunos autores esotéricos le llaman cuerpo astral), es decir, un cuerpo que está unido a nuestro cuerpo físico, pero que puede salir de él, cuando el cuerpo físico está en ciertas condiciones especiales.

La bilocación puede ser de dos maneras: o puramente en espíritu o bien en cuerpo y alma, es decir la persona completa.

Cuando se realiza únicamente en espíritu y va acompañada de aparición, la presencia de la persona es física en el punto de partida, y es puramente representativa en donde tiene lugar la aparición, o sea, donde el espíritu se representa visiblemente revestido de un cuerpo.

Cuando la bilocación se hace en cuerpo y alma, la presencia de la persona es física allí donde el cuerpo y el alma se presentan y aparecen de una manera visible, y es representativa en el sitio que la persona abandona.

En el primer caso, el cuerpo que el espíritu toma para hacerse visible a lo lejos representa a la persona que físicamente está en otra parte. En el segundo caso, el cuerpo que parece permanecer en el lugar de origen, y que las personas creen que no se ha movido para nada, no es más que una representación de la persona hecha por el ministerio de un ángel (o de otro modo desconocido por nosotros), mientras que la verdadera persona se ha trasladado en cuerpo y alma a la otra parte.

Esta doble presencia, representativa en un lado, y física, del otro, es esencial a la bilocación de cualquier manera que se verifique, ya sea en cuerpo y alma, o sea puramente en espíritu, pero de manera visible. También se debe insistir en que esta doble presencia de la que hablamos, la una física, la otra representativa, supone necesariamente, para constituir verdadera bilocación, la traslación, es decir, el paso de la persona de un lugar a otro, ya sea en cuerpo y alma, ya al menos en espíritu.


La bilocación, como fenómeno paranormal, es muy diferente a la bilocación mística. La bilocación paranormal puede ser provocada por el individuo mediante técnicas especiales de concentración. Algunas personas tienen un don natural especial para desdoblarse con facilidad, cuando están en sueños o en estado de relajación. Algunos grupos esotéricos enseñan prácticas de desdoblamiento para viajar en estado de bilocación, pero esto puede ser peligroso y puede afectar a la sicología de la persona. Además, estas bilocaciones pueden ser interferidas por espíritus malignos, que pueden hacer daño.

Pero hay muchos casos de bilocaciones espontáneas, sin buscarlas, que se dan, sobre todo, en personas que están en coma o en trance de muerte. Hay miles de personas a lo largo del mundo, que hablan de experiencias de haber ido con su cuerpo etéreo o espiritual a distintos lugares, mientras veían a su cuerpo físico permanecer como muerto. Muchas de estas personas, tienen experiencias de Dios o del más allá, que impactan profundamente en sus vidas y cambian su modo de vivir. En estos casos, podemos decir que Dios ha permitido esas bilocaciones, en cierto modo naturales, como ocurrirá en el momento de la muerte, para poder hacerles ver su vida (en ocasiones ven su vida hasta sus últimos detalles y las consecuencias de sus acciones sobre los demás) y así hacerles reflexionar sobre el más allá y darles la oportunidad de arrepentirse.

Cuando se habla de las bilocaciones paranormales inducidas, se suele hablar siempre de que hay un cordón, llamado por algunos cordón de plata, luminoso, que une el cuerpo físico al cuerpo espiritual. La persona, con su cuerpo espiritual, puede ir a distintos lugares sin saber cómo y ver ciertas cosas que después se reconoce que son ciertas. Estas bilocaciones paranormales podrían considerarse como naturales, como puede ser la telepatía, clarividencia, etc., y, por tanto, no ayudan espiritualmente a la persona mientras que pueden fomentar la soberbia personal al creerse superiores a los demás y querer dominarlos con estos poderes extraordinarios. Además, la persona, al regresar a su cuerpo físico, puede sentirse mal.

En cambio, la bilocación mística es un don que Dios le da a quien quiere y cuando quiere, sin necesidad de estar en coma o en trance de muerte ni ser provocada con técnicas de concentración. En estas bilocaciones, no se habla nunca del cordón luminoso que une al cuerpo físico con el espiritual. Además, el alma santa siempre es llevada o transportada por un ángel; normalmente por su ángel custodio y, de esa manera, es llevada a donde Dios quiere para cumplir una misión concreta que el ángel le sugiere hacer. Estas bilocaciones son un acto de obediencia a la voluntad de Dios y siempre dejan un bien en el alma del interesado y de aquellos a quienes va a visitar, sea visiblemente o de modo invisible, dejando un perfume sobrenatural o manifestándose por medio de la voz o de alguna acción física. En todos estos casos, la persona se siente muy bien y ello le ayuda en su camino espiritual para amar a Dios y a los demás.

Doppelgänger

 

 

De acuerdo con la mitología germana, el Doppelgänger o Fetch es un alma “doble” o la imagen de uno mismo. El término fue acuñado en 1796 por el alemán Jean Paul, donde doppel quiere decir doble y gänger_ significa andante es decir, “caminante doble,” alguien que camina o lleva la misma vida que tú.

Los doppelgänger son descritos de muchas maneras: puede ser un fantasma o una aparición; también existe la idea de que es un “gemelo malvado” que hace travesuras o bien, a través de algún tipo de magia la persona puede estar en dos lugares al mismo tiempo.

De acuerdo con el folklore alemán, el Doppelgänger no tiene sombra y tampoco puede reflejarse frente a un espejo. Estos dobles en ocasiones pueden aconsejar o crear confusión en su “gemelo bueno,” son malvados o traen malos augurios, tienen la capacidad de atormentar a su doble e incluso, si alguien se topa con su doble es porque va a morir. Si un amigo es el que ve al doble, entonces es un presagio de mala suerte o enfermedad.

En la mitología nórdica existe el vardøgr, una figura similar al Doppelgänger que es descrito como un fantasma del doble que precede a la persona viva y siempre se le encuentra realizando las actividades su doble hará.

Se han reportado muchos casos de este fenómeno, entre los más famosos el de Emilie Sagée y el poeta John Donne. La ciencia, por su parte, ha estudiado el fenómeno a fondo y lo ha relacionado con el Síndrome de los Dobles Subjetivos, en el que el afectado asegura que tiene un doble con una personalidad distinta a la suya; este síndrome puede ser causado por un desorden neurológico, algún tipo de daño cerebral o bien, por un transtorno mental.

Ikiryō

Un ikiryō (生霊?) es, en la mitología japonesa, es una manifestación del alma de una persona viva separada de su cuerpo.

Tradicionalmente, si alguien tiene suficiente rencor contra otra persona, se cree que una parte o la totalidad de su alma puede abandonar temporalmente su cuerpo y presentarse ante el objetivo de su odio, a fin de maldecirlo o de perjudicarlos.

También se cree que las almas pueden dejar un cuerpo vivo cuando el cuerpo está muy enfermo o comatoso; tales ikiryō no son malévolos.

Proyección astral

 

La proyección astral o desdoblamiento astral, es un tipo de experiencia mental y espiritual, por la cual ciertos sujetos sienten haber experimentado algún tipo de percepción extrasensorial, consistente en una separación o "desdoblamiento" de lo que llaman el "cuerpo astral" (o sutil) que se separa del cuerpo físico. Este tipo de experiencias se alcanzan bien por una fuerte sugestión, mediante la meditación profunda, el sueño o el uso de psicotrópicos. La descripción de los individuos que creen haber tenido experiencias de ese tipo consiste en haber sido transferidos dentro de un cuerpo astral (o "doble"), que se movería al unísono con el cuerpo físico en un mundo paralelo conocido como plano astral.

 

La proyección astral se asocia con el movimiento de la Nueva Era, y es ampliamente difundida por el V. M. Samael Aun Weor, -junto con la Magia Sexual, o arcano AZF (consiste en la unión sexual entre hombre y mujer sin expulsar del cuerpo la energía sexual y sin llegar al espasmo), y la muerte de nuestro yo, o ego psicológico como causa de nuestros sufrimientos- dentro del gnosticismo como un mecanismo para despertar conciencia y moverse en forma lúcida dentro de la quinta dimensión, o planos superiores de conciencia donde, aparentemente, es posible conversar con nuestros familiares ya fallecidos, ir a cualquier parte del planeta, visitar amigos que no vemos hace tiempo, conocer otras civilizaciones, etc.

 

Sin embargo, más allá de todo esto, lo cierto es que esta creencia ha existido en muchas culturas desde tiempos remotos y en la actualidad es ya bastante estudiada por varios institutos y universidades del mundo como el The Monroe Institute o la Duke University. También ha recibido varias denominaciones como desdoblamiento astral, viaje astral, proyecciología u OBEs (Out-of-body experience) en el caso de las investigaciones científicas.

 

Fuentes

taringa.net

es.catholic.net

lascosasquenuncaexistieron.com

corazones.org

es.wikipedia.org

es.wikipedia.org